viajar-aprender-idiomas

Hoy en día, aprender idiomas se ha convertido en un requisito fundamental de nuestra educación, ya que gracias a ello adquirimos capacidades que nos hacen destacar en el campo laboral y mejorar nuestro desenvolvimiento en diferentes entornos.

En un mundo globalizado como el nuestro, tenemos a nuestra disposición diferentes recursos para aprender un idioma nuevo, desde academias de inglés, cursos de lenguas extranjeras y audiolibros pero entre todas estas opciones sin duda alguna la que más destaca es la posibilidad de no solo estudiar, sino también trabajar y convivir directamente en el país del idioma que deseas aprender. Esta última opción se conoce como inmersión lingüística y sigue siendo la más rentable, ya que estudios demuestran que no solo se puede agilizar el aprendizaje sino también se enriquece la lengua estudiada, gracias a las experiencias adquiridas compartiendo con personas que hablen el idioma diariamente.

Estas inmersiones lingüísticas se pueden hacer de forma puntual compaginando los estudios en el país con miniestancias escolares en el extranjero. Pero pasar un año escolar en el extranjero es una opción más completa, ya que no solamente se aprende el idioma, también los estudiantes maduran y crecen gracias a la convivencia fuera de su hogar, compartiendo y enriqueciéndose con la cultura del país de destino.

Enriquecimiento cultural garantizado

Una de las ventajas más importantes de viajar para aprender un idioma extranjero, es el enriquecimiento cultural que proporciona la experiencia.

Entre otras cosas se destaca que en la práctica continua y al encontrarse expuestos a la lengua nativa de personas extranjeras, se mejoran las destrezas lingüísticas, la entonación y pronunciación correcta del idioma estudiado. Además de ser un recurso casi imprescindible para la comprensión de la cultura, costumbres y tradiciones de otros países. De esta manera se podrían aprender oraciones y frases conjugadas que no aparecen en diccionarios o libros de estudio, tales como expresiones de uso cotidiano que contribuyan a empatizar y de manera amigable socializar con extranjeros nativos.

Amplía el horizonte laboral y las oportunidades profesionales

Sin duda alguna, para las personas que desean tener un currículo más atractivo o una ventaja competitiva a nivel profesional, aprender otro idioma le permitirá no solo enfrentarse a nuevos retos como viajes de negocios, conferencias internacionales y traslados ejecutivos, sino también evaluar aquellas oportunidades que puedan presentarse en el extranjero para lograr un salto en la carrera profesional que pueda ayudar a construir un mejor futuro. Por ello, los cursos también se centran en idiomas para profesionales y empresas para mejorar las competencias laborales.

Mejora nuestras capacidades cognitivas

Diferentes estudios científicos han demostrado que ser bilingüe o poliglota mejora nuestra agilidad mental, refuerza la memoria a largo plazo, influye en nuestra percepción de ver las cosas y descifrar palabras de manera más rápida. Otro aporte que ha hecho la ciencia para motivar a las personas a aprender otro idioma es que recientemente se ha descubierto que aquellas personas que hablan fluidamente otro idioma son menos propensas a padecer enfermedades como el Alzheimer o en todo caso, retardar el deterioro de las facultades cognitivas.

También se ha comprobado que hacer uso de otro idioma nos permite tener un razonamiento más amplio y tomar decisiones más acertadas, ya que se utilizamos más frecuentemente la parte lógica que la emocional.

Sin duda alguna, hay diferentes beneficios personales, laborales y hasta científicos que avalan el estudio de otro idioma para adquirir mayores destrezas y capacidades. Es por ello, que en Lenfex nos preocupamos por ofrecer programas que sean de utilidad y ofrezcan una experiencia completa de inmersión lingüística.