pexels-photo-256430

La inmersión lingüística y los viajes para aprender inglés son una de las mejores formas de aprender idiomas. Personas de todas las edades se animan a vivir la experiencia, que tiene beneficios académicos, fomenta las relaciones sociales, aporta nuevas perspectivas vitales y culturales y mejora las habilidades cognitivas en general.

Si quieres dominar el inglés, hay innumerables opciones que se adaptan a las necesidades de cada persona y empresas como Lenfex, que son especialistas en organizar viajes de estudios al extranjero para que puedas perfeccionar el idioma que más te interesa conocer.

¿Qué es la inmersión lingüística?

La inmersión lingüística es un método de enseñanza en el que el alumno se ubica en un  enclave idiomático donde las relaciones se desarrollan por completo en la lengua de acogida. En esta definición se enmarcan, por ejemplo, viajes de estudio al extranjero, campamentos de verano, las conocidas becas Erasmus y toda una serie de opciones en las que la persona que desea aprender necesita desenvolverse en un idioma ajeno.

También se considera inmersión lingüística a los estudios que se llevan a cabo en planes o proyectos educativos en los que una o todas las materias se imparten en una lengua extranjera.

¿Cuáles son beneficios de la inmersión lingüística?

 

  • Educación

Hoy sabemos que los programas de inmersión lingüística aumentan la fluidez y habilidades de los estudiantes. Mejoran su capacidad lingüística, cognitiva y el conocimiento de aspectos del lenguaje como la fonética o la sintaxis.

Entre otros aportes a la educación del estudiante está que se acelera su alfabetización y se potencia su memoria.

  • Cultura

Los aportes en aspectos culturales y de aprendizaje son numerosos. Se conoce la cultura y costumbres de otros países y se adquiere una mayor tolerancia y comprensión de la diversidad.

Cada vez más, dominar un segundo idioma y tener competencias interculturales abre posibilidades de empleo. Desde compañías multinacionales a empresas del sector turístico y las comunicaciones, el tejido empresarial exige de manera creciente unas capacidades lingüísticas amplias.

  • Relaciones humanas

Entre las innumerables aportaciones que supone el aprendizaje de una lengua extranjera a los individuos bilingües y multilingües está poder comunicarse con una gama mucho más amplia de personas de diferentes orígenes lingüísticos y culturales.

Dominar un idioma, no solo refuerza el buen concepto de uno mismo, sino que enriquece las experiencias de viaje y permite a las personas experimentar otras sociedades y culturas de manera más intensa.

Además, facilita el acceso a los medios de comunicación extranjeros, la literatura y las artes de otros países. Convertirse en una persona bilingüe expande la visión que uno tiene del mundo y, no solo se conocen más cosas, sino que se ven desde una perspectiva más amplia.

¿Cómo mejora nuestra destreza y habilidades cognitivas?

Aprender un idioma extranjero puede aumentar la capacidad cerebral. Así lo aseguran diversos estudios científicos, que han utilizado exploraciones cerebrales para analizar los cambios que se producen con el proceso de aprendizaje.

El estudio es parte de un creciente grupo de investigaciones, que utilizan tecnologías de imagen cerebral para comprender mejor los beneficios cognitivos del aprendizaje de idiomas. Herramientas como la resonancia magnética y la electrofisiología, entre otras, pueden decirnos, no solo si necesitamos cirugía de rodilla o si tenemos irregularidades con el latido del corazón, sino revelar lo que está sucediendo en nuestro cerebro cuando escuchamos, comprendemos y nos comunicamos en una lengua extranjera.

Memoria y creatividad: ¿Cómo desarrollarlas con una inmersión lingüística?

Sabemos que las personas que hablan más de un idioma con fluidez tienen mejores recuerdos y son más creativos y mentalmente flexibles que los monolingües. Algunos estudios sugieren que la enfermedad de Alzheimer y el inicio de la demencia se diagnostican más tarde para los bilingües que para los monolingües, lo que significa que saber un segundo idioma puede ayudarte a mantenerte cognitivamente más sano durante más tiempo.

Hay una relación clara entre las habilidades básicas de pensamiento y ser un bilingüe totalmente competente que mantiene el uso regular de ambos idiomas. Los bilingües plenamente competentes superan a los monolingües en las áreas de pensamiento divergente, reconocimiento de patrones y resolución de problemas.

Los niños bilingües desarrollan la habilidad de resolver problemas que contienen señales contradictorias o engañosas a una edad más temprana y pueden descifrarlas más rápidamente que monolingües.

Al hacerlo, demuestran más atención selectiva y un mayor control de sus impulsos. También se ha demostrado que los niños bilingües con un uso fluido de ambos idiomas muestran una mayor sensibilidad a las señales verbales y no verbales y prestan mayor atención a las necesidades de sus oyentes, en comparación con los niños que solo hablan un idioma.

¿Por qué es importante ser bilingüe de dos o más idiomas?

Los estudiantes bilingües muestran mayor facilidad en el aprendizaje de idiomas adicionales. No obstante, hay expertos que han advertido del impacto positivo de la inmersión lingüística y del bilingüismo, pero solo a partir de un cierto nivel de dominio del idioma extranjero.

Por eso, los adultos que perfeccionan su nivel de conocimientos ya sea a través de cursos de inglés para profesionales o a través de otros métodos individuales; así como los niños bilingües con un dominio más equilibrado y competente de, por ejemplo, el español y el inglés, son los que exhiben progresivamente unas mejoras cognitivas más evidentes.

Ventajas de la inmersión lingüística en un país extranjero

Los cursos de inglés en el extranjero (entre otros idiomas) están entre las opciones más útiles y efectivas de aprender mediante la inmersión lingüística. Facilita el acceso a hablantes nativos con los que puedes conversar, ofrece la oportunidad de perfeccionar las habilidades de escucha, ahondar en el conocimiento y dominio de diferentes acentos y jergas y aprender palabras cotidianas útiles, que no se escuchan frecuentemente en la televisión o en películas.

Además, ofrece la oportunidad de sumergirse en una cultura extranjera, aumentar las relaciones personales y experiencias vitales y ganar en posibilidades de empleo.

Tanto niños como adultos que participan en programas de inmersión consiguen una mejor pronunciación y dominio de la estructura y entonación de la nueva lengua. Los niños que aprenden un segundo idioma desde una edad temprana muestran innumerables ventajas, mayor perspicacia y creatividad. Se convierten en personas resolutivas, conocedoras de la diversidad cultural. Y eso les prepara para desenvolverse en un mundo cada día más multicultural y competitivo.