03-07 blog

¡Buenos días a todos!

Aunque no ha pasado mucho tiempo desde la última vez que nos vimos, aquí os cuento un poco como han transcurrido estos dos días para que la espera se os haga más amena.

El domingo, sin mucha pena por dejar a nuestros familiares y amigos durante tres semanas, pero sí con algunos nervios e incertidumbre, dimos comienzo al viaje.

Da gusto con este grupo, ¡se llevan de maravilla! ¡Parece que se conocen de toda la vida! Tanto es así que antes de embarcar ya se seguían todos en Instagram y hasta descubrieron alguna que otra amistad común.

Con el cansancio que teníamos encima, el vuelo se nos pasó muy rápido, así como el viaje en bus hasta la escuela. Este último fueron dos horas y media de absoluto silencio, había que aprovechar para recuperar horas de sueño.

Al llegar lo primero que hicimos fue comer , y acto seguido nos hicieron un tour por Willingham, pueblo en el que se encuentra la escuela donde realizarán el curso de verano en el extranjero . Aquí ya pudieron localizar los supermercados más cercanos y que más tarde visitarían. Sí, no tardaron nada en ir a comprar y no sé por qué me da que va a ser el ritual de cada día…

Se acercaban las tres, cuatro allí, y, cómo no, había que ser fiel a la roja. Ignacio, Paula y Laura, los más futboleros del grupo, no perdieron detalle y nos relataron todo cuanto iba pasando. Los demás, menos interesados por lo que estaba pasando, se dejaron llevar por el sueño.

A las cinco presenciamos una lluvia de nervios. Por un lado, por fin había llegado el momento de coger el bus y conocer la que será su casa durante tres semanas, por otro, ¿cómo iban a irse sin saber el resultado final del partido?

Ayer empezamos con el programa. Por la mañana, hicieron un test de inglés para poder dividirles por niveles, y por la tarde, fuimos a visitar Cambridge junto con los chinos, los árabes y los nepalíes. Nos dividieron en tres grupos e hicimos un tour por la ciudad universitaria en el que vimos la universidad, el río Cam con sus puentes y los Colleges. Después nos volvimos a juntar y nos dejaron tiempo libre y, ¿adivinad que hicieron? si pensabais que comprar he de deciros que os equivocáis, ¡decidieron seguir visitando la ciudad! Sí, a mí también me llamó la atención pero no pude estar más de acuerdo con la decisión, así que todos juntos nos fuimos a dar una vuelta. Al poco rato tuvimos ya dos bajas, Laura y Lucía no pudieron resistir la tentación y se dieron media vuelta en busca de su sudaderas de “Cambridge University”. Sobre la hora, volvimos al punto de encuentro y como nos sobraba tiempo, tras tomarnos un smoothie (porque el calor que hace no es normal), nos dimos una vuelta por las tiendas. Después cada uno volvió a su casa para recargar fuerzas para el día siguiente.

Hoy empezarán ya las clases divididos por niveles y por la tarde volveremos a Cambridge para visitar el Ayuntamiento, entre otras cosas.

Y esto es todo por el momento, la semana que viene tendréis más noticias por mi parte de vuestros hijos.