133

¡Hola familias!

El viaje a Dublín está suponiendo varios procesos a la hora de desenvolvernos. Hemos aprendido cómo buscar nuestro vuelo en las pantallas del aeropuerto y llegar a las puertas de embarque, hemos aprendido a dar las gracias y pedir siempre “por favor” cualquier cosa que necesitemos, nos hemos adaptado a una casa irlandesa y conocido su puntualidad (algunos más que otros).

Vivimos en una zona residencial, tranquila y muy cerca de la playa. Los irlandeses nos han abierto sus brazos y sus puertas de par en par. Nos han mimetizado sin ningún tipo de reparo con sus familias. Por otro lado, hemos hecho migas con un grupo de italianos y otros grupos procedente de Valencia, Galicia y Cataluña.

Cogemos un bus todas las mañanas que nos deja en la academia Future Learning. El colegio dispone del mejor equipamiento que he visto en años. <

Por las mañanas nos dividimos en grupos donde mezclan varias nacionalidades y hacemos varios talleres en inglés: presentarnos, intercambiar aspectos culturales, juegos…
Después de un pequeño break y nuestro lunch, hacemos ciencia, horneamos pan, teatro, trabajamos con madera, incluso tenemos clases de baile típico irlandés o hip-hop.

Hoy, en nuestro tiempo libre, hemos aprovechado la sorprendente alta temperatura y el sol para probar el mar irlandés y disfrutar de las largas horas de sol en la playa. Amanece a las 05.00 y anochece a las 22.00. ¡Tenemos muchas horas de luz que aprovechar!

Mención especial para Luis, ya que nos perdieron su maleta y hemos aprendido a coger los buses para ir a comprar algo de ropa. La paciencia y el humor frente a una adversidad externa es una virtud.

Seguiremos informando,

Yago

¡Si quieres pasar un verano diferente mientras aprendes un idioma conoce nuestros cursos de verano en el extranjero!