Entrevista_Director_Marketing_Lenfex

Empezamos la semana hablando con Daniel Guibelalde, nuestro director de marketing en Lenfex. Daniel, es uno de los componentes más importantes de la empresa, ya que tiene una visión general y particular de cada uno de los factores que hacen que Lenfex siga al pie del cañón cada año.

Queremos saber su punto de vista en cuanto a la situación del sector de los idiomas y lo involucrada que está la población española a que nuestros estudiantes hablen un segundo idioma.

En el marco laboral actual, ¿cómo valorarías la importancia real de un segundo idioma en nuestro país?

Actualmente nos encontramos en un contexto hiper globalizado donde el poder de la comunicación cada vez tiene mayor protagonismo. Lo que para generaciones atrás era una opción ahora se ha convertido en una necesidad de importancia capital. Dominar un segundo idioma con la fluidez necesaria ya no es un elemento diferenciador a la hora de asomarte a un nuevo puesto vacante. Esto nos lleva directamente al gran reto de las nuevas generaciones, la deriva de la hiperformación más absoluta.

¿Saben nuestros alumnos hablar un segundo idioma?

Desde las instituciones públicas se están haciendo muchos esfuerzos por cambiar la tendencia pero la realidad es que el inglés sigue siendo nuestra gran asignatura pendiente. Los estudiantes españoles avanzan a pasos agigantados en materia de comprensión lingüística pero seguimos estando en la retaguardia cuando hablamos de comunicación oral.

Sabemos cuál ha sido el planteamiento del inglés (segundo idioma) en España en el pasado, y cuáles son las medidas que se están tomando actualmente, pero ¿cómo crees tú que quedará el panorama futuro del inglés en nuestro país?

En España, tenemos la gran suerte de ser un país plurilingüe donde buena parte de nuestra población es capaz de hablar al menos dos idiomas. No podemos olvidar que el castellano es el segundo idioma más hablado del planeta por número de hablantes solo precedido por el chino. Dicho lo cual, al ser España una potencia turística de primer orden, no nos podemos permitir que el grueso de nuestra población no hable fluidamente varios idiomas. Está claro que los grandes bloques mundiales van a demandar el dominio de los tres idiomas principales: el chino, el castellano y el inglés.

Hay muchas empresas que se dedican al sector de los viajes de idiomas, ¿pero son todas fiables o es necesario cumplir una serie de requisitos?

En primer lugar, y como en cualquier otro sector regulado, existen los requisitos formales, legales y jurídicos. Nuestro país es un gran exportador / importador de estudiantes que deciden hacer las maletas para vivir la experiencia de aprender un idioma en un país extranjero. Esto explica el alto grado de excelencia que buena parte de las agencias españolas que operan en nuestro país tienen. En España hay muy buenas agencias que están reconocidas en el sector tanto a nivel nacional como a nivel internacional.

El primer requisito fundamental es constituirte legalmente como agencia de viajes, pero el secreto del éxito reside en tratar cada experiencia como si fuera la última. Tiempo, esfuerzo, dedicación y cariño en cada viaje que organizamos son los mejores ingredientes para el éxito en este sector.

Lenfex pertenece a ASEPROCE ¿Qué ventajas tiene pertenecer a dicha asociación?

La marca ASEPROCE está considerada, desde hace más de 30 años, como el máximo garante de calidad no gubernamental del sector en nuestro país. Con sello propio, todos sus asociados nos vemos en la obligación de estar auditados anualmente para cumplir con los altos estándares de calidad de la Asociación. Con varias décadas de experiencia a sus espaldas, la Asociación Española de Promotores de Cursos de Idiomas en el Extranjero vela por definir el marco de acción de los participantes en el mercado y para que todos operemos bajo las mismas condiciones.

Estar bajo el amparo de dicha asociación implica cumplir escrupulosamente con la normativa vigente, mantenerse informado de las últimas novedades del sector y tener a tu disposición una amplia red de proveedores exclusivos dispuestos a ofrecer los mejores servicios.

En Lenfex siempre se intenta evolucionar para dar una mejor calidad a los programas que se les ofrece a los alumnos. ¿Cómo lo conseguís?

Como exponía antes, no hay una varita mágica para alcanzar el éxito, lo más importante es no dejar nunca de preguntarte y cuestionarte cosas. La única forma de seguir mejorando es aprendiendo de los errores que se cometen. Escuchar a tus clientes es fundamental no solo para asesorar correctamente sino para saber lo que funciona y lo que no.

En Lenfex no tenemos miedo a equivocarnos, hay destinos que funcionan mejor que otros, hay programas que en la fase de desarrollo crees que van a funcionar, pones enormes esperanzas y luego al lanzarlos te das cuenta de que no es exactamente lo que tus clientes demandan y no tienes que optar por otras vías.

El éxito no es una meta, es todo un camino.

Hay muchas empresas fuertes y fiables en el sector ¿Qué es lo que diferencia a Lenfex de las demás empresas?

En Lenfex sabemos de la importancia de esforzarnos con cada cliente. Somos un poco sentimentalistas y creemos en las relaciones largas. No está en nuestro ADN ser los más grandes, pero sí ser los mejores.

¿Cuál es el papel de Lenfex antes, durante y después del viaje de sus alumnos?

Nos gusta decir que ofrecemos un servicio 360. El viaje comienza mucho antes de subirnos al avión, mucho antes de la contratación del mismo y mucho antes tan siquiera de la primera llamada que nos hace el cliente.

Como ya digo, lo más importante es que nuestros asesores entiendan exactamente lo que el alumno necesita. Lo que vale para unos, no vale para otros y viceversa. Una vez has comprendido lo que la familia quiere es momento de trasladarlo al papel. Equipos de varias personas trabajan para ofrecer una respuesta que se ajuste a las necesidades del cliente.

Nuestro papel se resume en tres puntos fundamentales:

Escuchar
Seducir
Solucionar

Lenfex tiene un objetivo claro en cuanto al aprendizaje del idioma de sus estudiantes se refiere, ¿nos puedes explicar cuál es y los pasos que se han de seguir?

El objetivo es sencillo: trabajamos para que nuestros estudiantes puedan traer a un entorno real lo que durante tantos años han estudiado en las escuelas. Los idiomas son una herramienta viva de comunicación, no una asignatura más de la carrera.

Para conseguir que los estudiantes puedan sacarle el máximo rendimiento a cada experiencia es necesario ir poco a poco. En las primeras etapas, los programas de miniestancias escolares sirven minimizar el impacto de las primeras salidas. Una vez tenemos reconocido el entorno y sabemos a qué nos exponemos, recomendamos estancias más largas durante los meses de verano. Según vamos creciendo se abren ante nosotros nuevas posibilidades, nuevos destinos y nuevas experiencias; podemos optar por realizar un año escolar en un colegio británico o prepararnos para los exámenes de Cambridge, podemos embarcarnos en un programa de prácticas laborales en el extranjero o explorar el mundo haciendo programas de voluntariado y cooperación. Posibilidades hay muchas, casi tantas como nos imaginemos, pero lo más importante es que la primera salida, la primera experiencia del alumno en ese entorno real, sea positiva. Que lo disfrute tanto que tenga ganas de volver.

¿Qué nuevos cambios tenéis actualmente en mente para seguir mejorando como empresa?

Actualmente estamos inmersos en un proceso de digitalización de nuestros procesos internos desarrollando y mejorando nuevas herramientas para poder hacer un uso más eficiente de la información, minimizar errores y ser capaces de dar una respuesta más ágil cuando se plantean problemas, en definitiva ser capaces de dar un mejor servicio. Queremos estar más cerca de nuestras familias en el momento que más nos necesiten.