9
  1. ¿Qué es lo que te ha movido a participar en este programa como monitora?

De pequeña participé en estas estancias en el extranjero y desde entonces siempre quise saber cómo era estar en el otro lado. Además, considero que es un trabajo diseñado para mí pues me encantan los niños y viajar. Y no solo esto, también te permite avanzar con el inglés, conocer gente nueva, y tener una experiencia inolvidable.

  1. ¿Qué es lo que más te gusta de trabajar con chicos jóvenes?

Sin duda el poder aprender de ellos, así como el poder enseñarles cosas, verles felices y evolucionar. Son pura alegría, espontaneidad y naturalidad. ¡Es imposible aburrirte con ellos!

  1. Como ya sabes, en Lenfex apostamos por los grupos pequeños, donde ponemos nombre y apellidos a todos los estudiantes con quien trabajamos. ¿Crees que merece la pena seguir apostando por nuestra estrategia de grupos reducidos? ¿Por qué?

Por supuesto que sí, y considero que es uno de los puntos fuertes de Lenfex. Te permite tener un trato individual tanto con el niño como con su familia, y a la hora de tener cualquier problema o duda es mucho más fácil y rápido solucionarlo. Además, al ser un grupo pequeño enseguida se conocen y cogen confianza entre ellos.

  1. Dada tu experiencia personal como participante en este tipo de viajes, ¿cómo te has sentido formando parte del staff?

Ha sido una experiencia maravillosa. Siendo parte del staff he podido conocer a muchísima gente con las mismas inquietudes y objetivos que yo, y por los que me he sentido muy apoyada. Todos juntos nos hemos esforzado al máximo para que los niños disfrutaran todo lo posible y se llevaran un buen recuerdo a casa de estas semanas.

  1. ¿Nos puedes contar alguna anécdota graciosa que os haya ocurrido durante el viaje?

La verdad que tenemos unas cuantas, pero así que se me ocurra ahora: la del supermercado. Como ya os dije en uno de los blogs, en las noches libres aprovechábamos para ir de excursión al Morrison, el supermercado de Totnes, ya que estos niños tenían hambre a todas horas y necesitaban provisiones. En una de ellas Noel quería comprar un paquete de chocolatinas en el que ponía en la esquina superior derecha: 3×2. Jorge le dijo que en vez de coger un paquete cogiese tres pues así uno le salía gratis. Cuando Noel me enseñó todo lo que había comprado le pregunté que a dónde iba con tantas chocolatinas y este me dio por respuesta lo que Jorge le había dicho. Ahí fue cuando les expliqué que lo que quiere decir es que en cada paquete vienen tres bolsas con dos chocolatinas cada una. Entre risas tuvimos que entrar a devolverlo y a explicar el por qué.

  1. ¿Cómo valorarías el soporte y forma de trabajar por parte de la Escuela de Totnes?

Todos eran muy cercanos. Cada día todos los Group Leaders teníamos reunión con la directora para comentar el día anterior y lo que se iba a hacer ese día. Siempre tenían muy en cuenta nuestras quejas y sugerencias e intentaban mejorar en todo lo posible. Respecto a los Activity Leaders, estos son grandes profesionales que se han ganado a la perfección la confianza de cada uno de los niños.

  1. Has sido uno de los #monitoresLenfex durante tres semanas de estancia en Totnes. ¿Qué características tiene esta ciudad para ofrecer a los estudiantes que quieren mejorar su inglés?

Totnes es una ciudad pequeña, tranquila y segura, lo que hace que los niños puedan conocerla pronto y andar por sus calles sin ningún tipo de peligro. Sus alrededores son espectaculares y ofrecen una amplia gama de actividades. Además, en verano viene gente de distintas nacionalidades con las que los niños conviven día a día.

  1. Todos nosotros valoramos mucho el tipo de estancia en familias nativas, ya que entendemos que se añade un valor extra al programa de inmersión lingüística. ¿Cómo crees que ha sido la relación y el contacto de los alumnos con sus respectivas familias anfitrionas?

Los habitantes de Totnes son muy hospitalarios, agradables y generosos. La  mayoría de las familias se han volcado desde el primer momento con los niños, haciéndoles sentir como en casa y parte de su día a día.

  1. ¿Qué ventajas ves en que los jóvenes tengan este tipo de experiencias en el extranjero durante sus años de estudiantes?

Disfrutar de un curso de inglés en el extranjero es una experiencia muy divertida para los chicos. Conocen lugares, gente y nuevas culturas. Además, viven una experiencia maravillosa que les ayuda tanto a descubrirse a sí mismos como a valorar lo que tienen en casa y a ser más independientes. Es increíble lo que pueden llegar evolucionar en unas semanas.

  1. ¿Qué te traes de vuelta en la maleta después de esta experiencia como monitora?

Me traigo a muchos amigos, anécdotas y experiencias, pero sobre todo, a un grupo de 11 niños magníficos de los que he podido aprender y a los que siempre recordaré. Este viaje me ha permitido conocerme más a fondo y me ha enseñado a lidiar con situaciones que nunca antes había vivido.