Lenfex obtiene el Sello de calidad ASEPROCE

Lenfex consigue la certificación de aserproce

 

Lenfex, especialistas en programas de inmersión lingüística en el extranjero, obtiene el sello de calidad ASEPROCE

Desde su nacimiento, Lenfex, empresa especialista en viajes de estudios al extranjero para perfeccionar idiomas, se ha postulado como una empresa competente y reconocida a nivel nacional en la organización de viajes de inmersión lingüística en el extranjero. En la difícil senda de la búsqueda de la perfección en todos y cada uno de sus programas, Lenfex ha dado un nuevo paso; formar parte activa de la única Asociación Profesional de Promotores de Cursos en el Extranjero, ASEPROCE, y recibir su Sello de calidad.

La norma ASEPROCE acredita a las principales empresas del sector como organizaciones que cumplen pulcramente con la normativa vigente (Alta en epígrafe de Agencias de Viajes o gestión del Impuesto IVA entre otras cuestiones.) Sólo aquellas que tienen correctamente definidos sus protocolos de actuación, que se preocupan por dar las máximas garantías a sus alumnos y que pasan satisfactoriamente una auditoría externa Lloyd’s Register Quality Assurance (LRQA), son merecedores de dichas credenciales.

Lamentablemente, el intrusismo laboral no se excluye de esta Industria, por lo que uno de los objetivos de esta Asociación de profesionales junto con las instituciones estatales pertinentes, consiste en luchar contra esta lacra. Hecho que produce un claro daño para todos los agentes que forman parte de este gran puzle (escuelas, agencias, padres, alumnos y profesores).

Este sello de calidad sirve de garantía y defensa para los Consumidores y Usuarios demandantes de esta clase de servicios, pues en la mayoría de los casos un defecto en la contratación de los mismos puede suponer un grave perjuicio económico y personal para los participantes. Garantizar la profesionalidad de los equipos que forman parte de sus organizaciones es la máxima de las prioridades, y como tal, este sello de calidad sirve como atajo entre el cliente final y las escuelas que prestan el servicio o curso.  Atajo porque hace por el cliente un trabajo de filtrado de las mejores agencias a nivel nacional que operan en nuestro país. Se asegura que cualquier organización que lleva su sello, cumpla con unos elevados estándares de calidad.

ASEPROCE nace en 1987 como un movimiento de autorregulación para definir las normas de buena conducta y procedimientos de las empresas promotoras de cursos de idiomas en el extranjero ante la falta de una legislación definitiva y delimitadora del sector. Actualmente forman parte de esta asociación unas 50 empresas de diferentes tamaños y especializaciones. Aunque cada una tenga su propia idiosincrasia, todas comparten un mismo hilo conductor: buscar la máxima calidad en sus servicios a través de una correcta autorregulación.

En Lenfex, como especialistas en cursos de idiomas en el extranjero, estamos muy orgullosos de poder decir que somos la última incorporación a esta Asociación desde noviembre de 2015. No nos conformamos con ir acumulando credenciales, nuestro objetivo es mejorar día a día, alumno tras alumno, viaje tras viaje. Somos plenamente conocedores de la importancia que tiene el impacto de los idiomas en nuestro día a día y en el de nuestros alumnos. También entendemos la necesidad de elegir a un buen compañero de viaje para conseguir nuestros objetivos, hablamos por supuesto de la agencia en la que vamos a confiar. Por todo ello invertimos muchos recursos, tanto humanos como económicos, para mejorar continuamente nuestros planteamientos, herramientas y protocolos.

Todo el equipo de Lenfex coincide en las ventajas personales y profesionales que te da dominar un idioma. Para nosotros, la única forma de conseguirlo es a través de un largo proceso que comienza con la primera salida. Aquella primera vez que te descubres haciendo la maleta para realizar la primera salida al extranjero. Los nervios de no saber exactamente qué es lo que te vas a encontrar a tu llegada, o quién será tu host family durante esta aventura. Esa sensación sólo es comparable al momento en que toca volverse. Sabemos que ese alumno que vuelve no es el mismo que se fue. Sabemos que algo nuevo ha despertado en él. Sabemos que una vez queda inoculado el virus del viajero, de vivir nuevas experiencias, de conocer nuevas personas y de vivir nuevas aventuras ya no se pierde jamás. Por eso es tan importante elegir un buen equipo detrás para que te acompañe, para que te recomiende y para que te ayude a vivir lo que sin duda serán los mejores años de tu vida, los de estudiante.