última semana en Athlone

¡Hola de nuevo, familias!

Comienza la tercera y última semana de nuestro curso de verano en el extranjero en Athlone, y si la primera se pasó volando, ¡la segunda ha sido un visto y no visto!
Debe ser porque ya estamos completamente adaptados a la rutina y están a gusto con sus “host family”.

Ha sido una semana muy completa: El miércoles por la tarde hicimos el taller de “science” y se convirtieron por unas horas en científicos y científicas. Para el primer experimento necesitamos: agua, zumo de naranja, sal, limpia metales, jabón y fresas. Siguiendo las instrucciones del profesor de ciencias y con un poco de paciencia finalmente pudimos ver con nuestros propios ojos… ¡el ADN de una fresa!

El segundo experimento era para aprender los distintos estados de la materia (líquido, sólido y gaseoso), mediante la utilización de dos ingredientes muy básicos: maicena y agua. El resultado fue increíble ya que pudimos comprobar como esta mezcla tenía la característica de ser tanto sólida como líquida, dependiendo de la presión y velocidad con la que la tocases. Se divirtieron mucho jugando con ella aunque acabásemos un poco pringosos.

El jueves tocó sacar al bailarín que llevan dentro, aprendiendo a bailar distintos tipos de “Irish Dancing”. Tuvimos una buena dosis de risas, ya que son bailes llenos de saltos y pasos, y digamos que estábamos un poco (muy) perdidos. ¡Pero finalmente conseguimos que salieran bastante decentes! También aprendimos una de las canciones irlandesas más populares: “Molly Malone”, y siguiendo el ritmo y melodía tuvieron que escribir una canción que hablase sobre la experiencia en Athlone. ¡Están hechos unos artistas!

Para terminar el día, las monitoras organizamos una excursión extra: ¡Un viaje en barco Vikingo! Desde él tuvimos la oportunidad de ver Athlone desde otro punto de vista y recorrer el lago “Ree”. Aunque parece que el wifi resultaba más interesante para alguno de ellos, la mayoría disfrutó mucho.

El viernes aprendieron un nuevo deporte irlandés: Gaelic Football, les encantó. Llega el fin de semana, y con él…¡la excursión a Dublín! Primero con un guía hicimos un tour por la ciudad, explicándonos los acontecimientos históricos y lugares más importantes. Durante el resto de día tuvieron tiempo libre para comer y hacer algunas compras. Hizo muy buen día, por lo que pudimos disfrutar plenamente del ambiente de la ciudad más cosmopolita de Irlanda.

El lunes visitamos el castillo de Athlone y aprendimos más sobre la historia de este bonito pueblo.

Este es el último post del viaje, que en una semana llega a su fin. Y aunque aún quedan unos días por delante, puedo decir con seguridad que ha sido una experiencia bastante positiva para ellos. Han mejorado su inglés, sobre todo en la fluidez y la capacidad de hablar sin tanta vergüenza. Han hecho amistades que gracias a las nuevas tecnologías, podrán mantener en el tiempo. Han disfrutado de vivir en primera persona una cultura distinta, sus costumbres, comidas y gente… y un montón de cosas más. ¡Así que no tengo ninguna duda de que muchos querrán repetir!

¡Un saludo desde Athlone!

Nos vemos pronto,

Clara