20170709_102202

Llegó lo que estábamos esperando!! Por fin estamos en kilkenny después de un día de muchas emociones y, mientras los chicos hacen la prueba de nivel para empezar a tope la experiencia aprendiendo al máximo os voy a contar como fue.

Kilkenny, ¡Allá vamos!

Ocho de la mañana de un domingo de julio (si, las calles ya están puestas a esas horas los domingos incluso en verano), aparecen los chicos en el aeropuerto con madres, padres y hasta abuelas como escolta recordándoles lo buenos que tienen que ser, todo lo que tienen que llamar a casa y sobre todo ¡el chubasquero! Esa prenda tan indispensable a la hora de viajar a Irlanda. Los chicos mirándose los unos a los otros pero aún un poco tímidos mientras esperan la cola de facturación y después de muchos abrazos, muchos “sed buenos” a los chicos y otros tantos “cuida de mi niño\a que es muy bueno” para mi y fotos y más fotos pasamos el primer control, donde sólo tuvimos una baja, fue todo un trauma, pero el bote de laca no pudo venir con nosotros.

¡Al fin tengo a mis chicos! Ahora toca aprendernos todos los nombres y empezar a hacer piña, pero me llevo mi primera sorpresa, en el tiempo que hemos tardado en pasar los controles ya han tenido tiempo de hacer un grupo de whatsapp y están emocionados contándose de todo, preguntándose cómo van sentados en el avión, sus experiencias fuera de casa, nivel de inglés, que familia tiene casa uno, quién vive cerca de quién… Vamos, ¡¡el padrón enterito!! ¡¡Qué bien, qué bien!! No se preocupen por si sus hijos se lo van a pasar bien porque a los dos minutos ya éramos todos amiguísimos y la mamitis no nos cabía en la maleta, la guardamos para otro día si nos da tiempo, aunque con todo lo que tenemos preparado no sé yo si podremos, pero bueno, si no da tiempo no da tiempo, ya se los devolveré para que los mimen a la vuelta, ¡de una pieza y todo!

Ya en el avión la tripulación nos pide por favor antes de entrar que no hagamos fotos y nos dice que hay más grupos de estudiantes a bordo así que tenemos que ser buenos, pero después de un viaje rapidísimo vienen a darnos la enhorabuena por ser un grupo tan guay, ¡ si es que mis chicos son los mejores!

La parte de las maletas fue un poco más caótica porque la compañía se dejó un carro de entero en Madrid y después de esperar un poco de más nos encontramos con dos de mis chicas sin maleta, además de otras 30 personas en las mismas condiciones, pero es en estas situaciones cuando te das cuenta de si tienes un buen grupo o uno menos bueno y aquí me toca felicitar a los chicos, tuvimos que esperar de más por nuestras compis y por el bus al ir con retraso pero se portaron súper súper bien, animando a las chicas, proponiendo soluciones y sin quejarse ni un poquito por el jaleo. WELL DONE GUYS!!

Nos reunimos con la compañera que faltaba en Dublín, ¡ya estamos todos! Ahora podemos poner rumbo a Kilkenny por fin, qué ganas y qué nervios de ver a las familias, menos mal que tenemos a Alex que ha venido desde la escuela a por nosotros y nos dice que llegamos en nada, que ya están todos esperándonos y además nos habla de todas las cosas guays que tenemos preparadas para ellos (¡¡¡¡¡¡este jueves nos vamos a Dublín!!!!!!) y antes de darnos cuenta cambiamos los “falta muuuuucho????” por “¿¡YA!?” y ¡LLEGAMOS A KILKENNY!

¡Es hora de practicar inglés con una familia nativa irlandesa!

Los chicos que en el autobús no paraban de hablar se quedan mudos por los nervios y llega la eterna pregunta ¿la mano, dos besos o abrazo? Al final y aunque sea un poco torpe son presentaciones con muchos nervios pero impacientes por conocer a lo que desde hoy se convierte en tu madre\padre irlandés para siempre. Nos despedimos con un “¡mañana a las nueve en el cole todo el mundo!

Ya en casa después de la cena, aunque aquí es mucho antes (otra cosa para aprender y empaparse de cultura irlandesa) toca el whatsapp de rigor a los chicos preguntando casi con miedo y un poquito de preocupación por que tus chicos estén bien qué tal las familias y las primeras impresiones y una vez más demuestran lo buenos que son con sus mensajes repletos de emoticonos diciendo lo genial que va todo, los hermanos, perros, vecinos y un poco de todo.

Ahora tengo que ir despidiéndome porque los chicos están a punto de acabar el examen y las clases de su curso de inglés y seguro que están deseando salir a contarse de todo lo que ha pasado en las dos horazas que han estado separados y a hablar con los otros grupos de todos los sitios que están en el cole con nosotros.

Nos vemos en el próximo blog y de nuevo ¡¡¡enhorabuena por sus chicos!!!

 

¡¡Seguimos con la aventura!!

 

Elena