aprender idiomas

Arrancamos la semana exponiendo uno de los programas que mejor nos funciona en verano, si queremos mejorar nuestro inglés sin dejar a un lado el tener vacaciones junto a la familia.

En Lenfex hemos desarrollado éste programa, convencidos de que tiene un amplio abanico de ventajas, tanto para los más pequeños como para los padres.

 

Mejora en el aprendizaje

Normalmente, los niños empiezan a estudiar inglés a edades muy tempranas. No obstante, su primera experiencia en un país extranjero en el que puedan disfrutar del contacto con el idioma durante las 24 horas del día no llega hasta bastantes años después, alrededor de los 9 o 10 años.

En Lenfex nos hemos propuesto que los niños puedan viajar al extranjero para aprender inglés desde los 5 años con el programa familias. De ésta manera, gracias a la inmersión en el idioma desde una edad tan temprana, se consigue una pronunciación casi perfecta y un dominio del lenguaje muy fluido.

 

Confianza

Hacer un viaje en familia en el que además todos podáis disfrutar del aprendizaje del inglés es una experiencia única para todos vosotros. Además, los más pequeños se sienten muchísimo más seguros sabiendo que sus padres se encuentran ahí con ellos que a miles de kilómetros de distancia, lo cual influye muy positivamente en su aprendizaje.

 

Momentos en familia

Durante todo el año, el colegio de los niños y el trabajo de los padres ocupan prácticamente todo el tiempo de la familia. Así que en verano os merecéis daros un capricho. Nada como el programa familias para disfrutar de unas vacaciones juntos a la vez que tenéis la oportunidad de aprender inglés en un país extranjero.

 

¿Qué destinos tenemos abiertos para este programa?

Totnes. Es una de las ciudades inglesas más históricas y tradicionales de Inglaterra. Se localiza en la parte más septentrional del país, muy cerca de Dartmoor National Park. Capital de la cultura alternativa con un ambiente acogedor y relajado, sus casas medievales rebosan paz y tranquilidad.

Kilkenny. Capital del condado de Kilkenny, al sudeste de Irlanda, a hora y media de Dublín (capital de Irlanda). Es una de las ciudades más antiguas del país, muy bonita e ideal para pasear, con numerosos monumentos, pubs, restaurantes y una gran variedad de actividades que realizar con los alumnos. Kilkenny es una zona pequeña fácil de recorrer, se puede ir de un sitio a otro andando por sus hermosas callejuelas, llenas de encantadoras tiendas y preciosas casas.

Tralee. Es la capital del condado de Kerry, situado al suroeste de la isla. Está situada en la bahía con unas magníficas vistas a la playa y a las montañas que la rodean. Con el paso de los años, ha alcanzado un gran nivel cultural, turístico e industrial, convirtiéndose en uno de los puntos de visita más importantes de Irlanda, ya que podemos encontrar diversos lugares y monumentos representativos de toda su historia. Entre ellos, el Museo del Condado de Kerry, la Iglesia de Saint John, el Town Park o el Teatro Siamsa Tire, etc.