Los alumnos de excursión en Londres

Hola a todos de nuevo:

Los días pasan volando y sin darnos cuenta hemos superado la primera semana de nuestros curso de verano en el extranjero. ¡No hemos parado!

De lunes a viernes, las mañanas las pasan en la escuela, donde tienen las clases de inglés junto con el resto de estudiantes internacionales, algunos de ellos ya amigos.
Por las tardes no nos da tiempo a aburrirnos. Hemos vuelto dos días más a Cambridge para visitar el ayuntamiento y el museo de ordenadores. También, cómo no, hemos tenido tiempo para comprar, ¡cómo les gusta a vuestros hijos! ¡No se cansan! Otras dos tardes las hemos pasado en la escuela jugando, haciendo un mural y pulseras, entre otras cosas.

Por las noches algunos de nosotros nos unimos a las actividades de la escuela. El viernes tuvimos un «Cultural Evening», o en su defecto, un «Talent Show». Los alumnos chinos nos deleitaron con sus voces, las de Arabia nos hablaron de su país y nos hicieron una performance, y los nepalíes bailaron con sus trajes tradicionales una danza de Nepal. Vuestros hijos, que se dejaron el traje regional en casa, decidieron cantar «Despacito» junto con las sauditas que se la sabían también. Fue una noche muy entretenida y llena de risas.

Durante el fin de semana no nos han dejado descansar y ayer el cansancio ya nos pesaba. Los dos días hemos tenido que madrugar para ir a Londres, el sábado, y a Oxford, ayer; pero mereció la pena. En Londres visitamos en London Eye, el Big Ben (aunque en obras), la abadía de Westminster, Buckingham Palace (con el cambio de guardia), Trafalgar Square y Piccadilly Circus. Vimos las calles de Londres llenas de colores y abarrotadas de gente con motivo de la marcha del orgullo. Aunque las fotos no faltaron, ya sabéis eso de que si no muestras dónde estás es como que no has estado, se dieron prisa en ver todo pues la visita a Oxford Street era de obligado cumplimiento. Era tan necesaria que hasta hay quien sacrificó la comida por tener más tiempo, apuesto a que más de uno puede adivinar de quien hablo. Por la tarde cambiamos de escenario y fuimos al British Museum. Tras llevarnos un pequeño susto con la alarma de incendios, afortunadamente no pasó nada y pudimos continuar la visita. El cansancio les pudo a algunos que decidieron esperar sentados, otros, preferimos visitar las salas y colecciones más importantes.

En Oxford vimos los principales edificios al llegar y después tuvieron 4 horas para saciar sus ganas de comprar. ¡No se cansan! Maquillaje, cremas, colonias, ropa… y cómo no, las sudaderas de «Oxford University». Como representación masculina tenemos a nuestro querido Ignacio que se tiene ganado el cielo con nosotras. Los padres podéis estar tranquilos que le estamos cuidando muy bien, es una más. La verdad es que todo el grupo está muy unido, parecen amigos de toda la vida y los planes de futuro empiezan ya a surgir.

Respecto al tiempo, nos hemos traído el calor de Madrid con nosotros y no nos vendría mal un poco de ese «tiempo inglés» del que todo el mundo habla. Las visitas con estas temperaturas son difíciles de llevar.

Hoy volverán por la mañana a las clases y conocerán a los nuevos estudiantes que llegaron ayer. Por la tarde seguimos con las visitas, toca ver el museo Sedgwick de Cambridge.

Y esto es un pequeño resumen de cuanto os puedo contar aunque no dudo que vuestros hijos (algunos más que otros) os ponen al día de como van transcurriendo los días.

Un saludo a todos y hasta la próxima semana,

María