Kids learning how to cook in a cooking class.

Actualmente vivimos en una sociedad globalizada y por ello se entiende la importancia que tiene el aprendizaje de idiomas. Si a esto, le sumamos la mezcla de culturas y las oportunidades de trabajo que existen en otros países, concluimos en que los estudios en el extranjero para aprender y perfeccionar un idioma son imprescindibles.

La mejor manera de aprender un idioma es en los primeros años de edad. Así, muchas escuelas españolas implantan en sus programas escolares el estudio de un idioma extranjero. Se escoge de forma generalizada en las escuelas, como primera lengua obligatoria, el inglés.

Esto sucede porque, aunque, la lengua inglesa es el tercer idioma más hablado, después del español (segundo puesto) y el chino (primer puesto). El inglés se ha convertido en un idioma muy globalizado y nos asegura poder entendernos con cualquier persona, independientemente, de su idioma materno.

Años posteriores se siguen impartiendo clases de inglés en las escuelas y los alumnos llegan a la edad suficiente para poder realizar sus estudios en el extranjero. Muchos padres que conocen la importancia de estudiar y hablar un idioma apuestan por los cursos de verano en el extranjero.

Y, es que realizar los cursos de verano para aprender inglés en el extranjero supone las siguientes ventajas:

  1. Llegas a dominar el idioma. Cuanto más estudias un idioma, más fluidez tienes sobre el mismo.
  2. Aprenderás términos coloquiales de la lengua. Disfrutar una temporada en el extranjero aumenta tus conocimientos del idioma. En esta estancia aprenderás modismos del idioma, adquirirás el acento de la zona en la que te encuentres, captarás pequeños detalles y gestos propios de la cultura.
  3. Tendrás una certificación que demuestre tu nivel. Después de la estancia en el extranjero puedes optar a certificarte  en los exámenes oficiales
  4. Aprender un idioma aumenta tus habilidades cognitivas. Estudiar un idioma te ayuda a hacer varias cosas al mismo tiempo, cambiar de tareas más fácilmente y resolver problemas más rápidamente…
  5. Mejoras tu autoestima. Ver tu propio avance en el idioma y superar tus expectativas, consigue que tu autoestima aumente.
  6. Tendrás más tiempo para explorar. En los viajes de fin de semana se suele tener poco tiempo para visitar la ciudad a la que se viaja. Por esto, si se realiza una estancia más larga se puede disfrutar más de la estancia, descubriendo y explorando zonas nuevas.

 

 

Los cursos de inglés en el extranjero que ofrece la escuela Lenfex proveen al estudiante de todos los detalles necesarios desde el vuelo hasta el alojamiento y actividades extraescolares. Todo esto consigue que la estancia se convierta en una auténtica experiencia de inmersión lingüística.